.-

viernes, 19 de junio de 2009

EL SILENCIO

Resulta muy difícil predicar cuando no se sabe cómo hacerlo, pero debemos animarnos a predicar. Para ello, el primer medio que debemos emplear es el silencio. El silencio de la boca nos enseñará muchísimas cosas: a hablar con Cristo; a estar alegres en los momentos de desolación; a descubrir muchas cosas prácticas para decir.

Guardemos, entonces, el silencio de los ojos, el cual nos ayudará siempre a ver a Dios. Los ojos son como dos ventanas a través de las cuales Cristo y el mundo penetran en nuestro corazón.

El silencio de la mente y del corazón: la Virgen María “conserva cuidadosamente todas las cosas en su corazón “Este silencio la aproximó tanto al Señor que nunca tuvo que arrepentirse de nada. El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

Las palabras que no procuran la luz de Cristo no hacen más que aumentar en nosotros la confusión.


Volver a Pensamientos de la Madre Teresa de Calcuta

Volver a la página Web

Ratings by outbrain